Destete (in) voluntario

madre

Aun no hace un año que mi pequeña princesa dejó la lactancia materna. De hecho la abandonó pocas semanas antes de cumplir los tres años, allá por el mes de octubre. Toda una hazaña, en los tiempos que corren. Pero meses antes de destetarse voluntariamente, sucedió algo que en su momento no expliqué aunque no sé muy bien por qué. Puede que porque inconscientemente quería olvidarme del incidente.
Pero ahora me apetece explicarlo porque creo que es importante. Hará cosa de un año aproximadamente, de pronto mi hija ya no quería tomar el pecho. Primero me asusté un poquillo porque mi hijo mayor se destetó de la noche a la mañana porque yo estaba embarazada y entonces no lo sabía.
Descartada esa causa, observé a mi hija durante unos días y la veía rara. Me miraba como el que hace dieta y observa con nostalgia la puerta de la nevera. Yo le ofrecía y ella me decía que no, pero no la veía muy convencida. Y yo, que la conozco como si la hubiera parido, supe que algo no iba bien.
Así que un día le pregunté directamente por qué no quería y me espetó: “Porque ‘fulatina’ dice que no está bien comer de mamá”. Para flipar. Eso me pasa por ser sincera con todo el mundo y gritar a los cuatro vientos que mi pequeña princesa aún tomaba el pecho. Aunque tampoco pensé nunca que fuera algo de lo que me tuviera que esconder. La cuestión es que a la susodicha fulanita le debieron pitar los oídos.
Cuando le expliqué a mi hija que eso no era verdad, que no era nada malo, ¡AL CONTRARIO!, la pobre se agarró a mi como un aventurero que ve agua en el desierto.
A veces las personas no son nada conscientes del daño que pueden hacer con sus comentarios. Yo reconozco que también opino de todo y a veces soy un poco bocazas, pero decirle a un niño que no es tuyo lo que tiene que hacer, a no ser que sea animarlo a que no pegue, me parece tremendo tremendo.
Lo que más pena me dio fue pensar que mi hija se podría haber destetado involuntariamente por culpa de una persona que no tiene ninguna relación familiar ni personal con ella. Por suerte, reconducimos la situación y continuó con la lactancia materna unos meses más hasta que se destetó de manera natural. Como yo siempre había querido. Y ella también.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s