La valkiria durmiente

bella-durmiente2

La bella durmiente es uno de los cuentos clásicos que más me gusta. El relato, la película de Disney y la música de Thaikovsky que convirtió la narración de notas musicales para el ballet que se estrenó en San Petersburgo el 3 de enero de 1890, como muchos otros cuentos populares, lo que ahora conocemos de la Bella Durmiente es una evolución de distintas historias cuyo origen se pierde en los oscuros años medievales.

La Saga Volsunga
La Saga Volsunga o Völsungasaga es un relato escrito en Islandia en el siglo XIII que rescata historias aún más antiguas que se remontan al año 800 a.C. aproximadamente. La Saga Volsunga recoge la historia de dos personajes míticos que podrían ser aun más lejanos en el tiempo. Se trata de Sigurd y Brunilda.

valkiria

El relato de la Saga Volsunga nos presenta a una Valkiria, una deidad femenina que tiene su origen en la mitología nórdica. Esta Valkiria, de nombre Brunilda, como todas las Valkirias, debía recoger a los héroes que habían muerto en el campo de batalla para trasladarlos al gran salón de la ciudad de Asgard conocido como el Valhala.

En Asgard vive el dios principal de la mitología nórdica, Odín. Este le pide a Brunilda que elija a quién debe salvar en la batalla entre los reyes Agnar y Hjalmgunnar. Brunilda no escoge al segundo, quien era el favorito de Odín y este la condena a un sueño eterno después de despojarla de su naturaleza de diosa.

Brunilda duerme su largo sueño en el monte Hindarfjall, en los Alpes, hasta donde llega un caballero llamado Sigurd enviado por su rey, Gunnar. Este rey, conocedor de la historia y la maldición de Brunilda, espera conseguir su mano por mediación de Sigurd quien se disfraza con las ropas de su rey para despertar a Brunilda con un beso. El final de Sigurd y Brunilda es dramático y no conseguirán vivir su amor prohibido.

El Sol y la Luna nacieron de Talía
Siglos después, en el siglo XVII, el italiano Giambattista Basile escribió un cuento titulado Sol, Luna y Talia que narraba la historia de Talia, hija de un rey maldita por una profecía que asegura que se pinchará con una astilla envenenada oculta entre el lino. A pesar de los intentos del desdichado rey de evitar la presencia de lino en su reino, Talia encuentra una rueca de hilar lino y se clava una astilla que la fulmina.

El rey, desolado, deja el cadáver de su hija dentro del palacio que termina abandonando sumido en una profunda tristeza. Poco tiempo después un noble llega por casualidad a aquel extraño palacio abandonado y encuentra el cuerpo de Talia que no está muerta, sino atrapada en un profundo sueño. Prendado de su belleza sucumbe a ella, la besa y tiene relaciones con ella. Talia da a luz a dos gemelos, niño y niña, Sol y Luna, nueve meses después.

Sol y Luna son cuidados por unas hadas que velan también el cuerpo de la princesa durmiente que despertará gracias al beso de su hijo en el dedo herido por la astilla.

bella-durmiente

La bella durmiente de Perrault y los hermanos Grimm
En el mismo siglo XVII, Charles Perrault, y un siglo después los hermanos Grimm escribieron sus propias versiones de una princesa que terminaba durmiendo por algún maleficio. Fueron estos dos cuentos los que inspirarían el clásico de Disney y el ballet clásico al que puso música Thaikovsky.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s