Había una vez, una osita… llamada Winnie

winnie1

El 14 de octubre de 1926 se publicaba en Inglaterra un libro titulado Winnie the Pooh, la tierna y curiosa historia de un osito y sus amigos inspirada en un oso de verdad.

Un oso con nombre de niña
Para encontrar los verdaderos orígenes del osito Winnie hemos de ir un poco más atrás en el tiempo, concretamente al 24 de agosto de 1914 cuando un veterinario llamado Harry Coleburn encontró a una cría de oso negro atrapada en una trampa. Coleburn viajaba en un tren desde Winnipeg, Canadá, con destino a Europa. En una de sus paradas Coleburn salió a estirar las piernas y encontró a una osita, un cachorro huérfano al que bautizó como Winnie, en honor a la ciudad de Winnipeg donde el veterinario había vivido durante años.

winnie3

H. Colebourn y Winnie

A su llegada a Londres, Coleburn dejó a Winnie en el zoo donde consideró que estaría bien cuidada. Fue allí donde el futuro escritor de las aventuras del famoso oso, A. A. Milne, lo vio por primera vez en una visita con su hijo, Christopher Robin Milne.

Por aquel entonces, Christopher tenía un osito Edward, réplica británica de otro famoso osito, el Teddy Bear norteamericano. Encantado con Winnie, el niño decidió cambiarle el nombre a su muñeco a pesar de ser un nombre femenino. Christopher pusó el nombre definitivo de Winnie – the – Pooh.

Un niño de cuento verdadero
A.A. Milne fue un escritor británico que alcanzó gran fama con las historias de Winnie – the – Pooh. En ellas introdujo también a su hijo como un personaje más, algo que no siempre agradó a Christopher. Un niño solitario, criado por una niñera y acompañado por sus padres en escasas ocasiones, el amigo de Winnie fue en realidad un niño introvertido y resentido con sus progenitores, alejados de él durante su infancia.

winnie2

Christopher y Winnie

Christopher y Winnie
Milne publicó por capítulos las historias de Winnie hasta que tal día como hoy de 1926 vio la luz el primer libro titulado Winnie-the-Pooh. Dos años después se publicaba la segunda historia completa, The house at Pooh Corner. A pesar de que los libros de Milne no traspasaron las fronteras en sus inicios, los dibujos de Walt Disney internacionalizaron las historias del dulce osito y sus amigos y lo convirtieron en un clásico. Aunque, una curiosidad, a la verdadera Winnie le gustaba la leche condensada, más que la miel.

Precisamente esta mañana, en uno de los pocos momentos de la semana en que dejo ver la televisión a mis pequeños, veían entusiasmados las historias de este tierno osito y sus amigos. 86 años después de que su primera historia fuera publicada.
Fuentes:
http://www.information-britain.co.uk/famdates.php?id=598
http://www.tjmm.com/pooh/paginapooh.htm

Anuncios

2 Respuestas a “Había una vez, una osita… llamada Winnie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s