La responsabilidad maternal transferida a la sociedad

conciliacion-historia1

Empiezo este texto con una obviedad: Los hijos son de sus madres y de sus padres. Cierto. Cuando los roles sociales estaban establecidos, impuestos, regulados, instalados, digámosle como queramos, y los hombres trabajaban fuera de casa mientras las mujeres trabajaban dentro de ella, cuidando hijos, llevando la casa, realizando tareas en el campo, trabajando en el taller familiar y demás, los conceptos relacionados con la conciliación no tenían demasiado sentido.

Desde hace ya más de un siglo (y remarco que esta cuestión no es un tema actual, sino que hace ya muchos años que alguien intenta encontrar una solución adecuada) las mujeres se han profesionalizado, han salido de su entorno privado y han planteado a la sociedad un grave problema: ¿ahora quién se encarga de los hijos?

aleksandra-kollontai

Muchas han sido las propuestas, soluciones, ideas, que han provocado adhesiones o críticas. Hace unos días me topé con las ideas de Aleksandra Kollontai, una de las más famosas feministas de la Rusia revolucionaria de principios del siglo XX. Su propuesta era bien sencilla, trasladar la responsabilidad maternal a la sociedad. Eliminaba la familia como institución básica y sus funciones las asumían entes sociales comunes para todos: lavanderías, guarderías, restaurantes. Las mujeres ya no eran responsables de su hogar. Ni de sus hijos. Iba todo en el mismo pack. Al margen de pensar que esta fuera o no una idea acertada, me conmovió leer sus propias palabras:

La sociedad está para ayudar [a la madre]. (…) Cuando la madre quiera estar con sus hijos, no tendrá más que decirlo, y cuando no tenga tiempo, sabrá que están en buenas manos. La maternidad ya no es una cruz. 1

Esta última frase me pareció de lo más triste. Qué sentimientos opresivos no deberían haber sentido las mujeres de hace cien años para llegar a la horrible conclusión de que la maternidad era una cruz.

A parte de que esta frase, como digo, me impactó bastante, toda la descripción de lo que la Rusia bolchevique planteaba para liberar a las mujeres de las cargas hogareñas me parecieron muy similares a lo que estamos viviendo actualmente. Separar a las madres de sus hijos desde pequeños y trasladar esa responsabilidad a la sociedad.

NO estoy haciendo política ni crítica a una opción de izquierdas o de derechas o de centro o de lado. Muy probablemente Aleksandra Kollontai y todas las mujeres que la apoyaron debieron haber vivido una vida opresiva. No creo que una madre, como lo fue ella misma, abandonara a su hijo para luchar por los derechos de las mujeres porque no quisiera cuidar a su pequeño.

En todas las políticas que se intentan hacer de conciliación laboral desaparecen los derechos de los niños. Los sentimientos no tienen cabida en las leyes. Y el afecto, el amor, por muy ñoño que pueda parecer, no son principios que se deban dejar de lado.

La historia de Aleksandra Kollontai no terminó con final feliz. Sus propuestas se olvidaron cuando la guerra civil que siguió a la revolución, llevó a los ciudadanos a refugiarse de nuevo en la familia tradicional.

Quizás deberiamos llegar a un término medio. La familia tradicional patriarcal que anulaba a la mujer como persona social, la que seguramente sufrió Aleksandra, tampoco daba una solución al problema.

Pero si la familia se fundamenta en la igualdad de sus miembros y esta está apoyada por la sociedad, puede que algún día las mujeres nos sintamos orgullosas de ser madres mientras conseguimos verdaderos logros profesionales. Y no sintamos nunca más que la maternidad pueda llegar a ser una cruz. Y quizás así los sacrificios de mujeres como Aleksandra Kollontai hayan valido la pena.

______

1. Historia de las mujeres, una historia propia. Bonnie S. Anderson y Judith P. Zinsser. Pág. 893

Anuncios

3 Respuestas a “La responsabilidad maternal transferida a la sociedad

  1. Es una evidencia que las mujeres nos hemos incorporado a la actividad laboral fuera de casa y los hombres, sin embargo, no han asumido las tareas que les corresponderían. Soy consciente de la complejidad del tema, pero hoy en día las mujeres no pueden escoger libremente si desean o no dedicarse a cuidar a sus hijos. Es decir, lo lógico es que lo deseen, pero y si no es así? Y si quieren criar a sus hijos como lo hacen los padres? o sea, subsidiariamente, viéndolos los fines de semana, o un ratito cada día después de trabajar y de jugar al padle? Esto es totalmente inaceptable para una mujer, no lo admite su pareja, ni su entorno, ni la sociedad.
    La presión social es otro “techo de cristal” para la mujer, mientras haya un niño que atender no está bien visto que una quede con sus amigas, se vaya a hacer deporte, se apunte a un master o trabaje en una ciudad diferente a la que reside, opciones todas perfectamente asumibles en un hombre.
    Te felicito por el blog, es una ventana abierta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s