La ejecución de Lady Jane

lady-jane-grey3

En la sala 41 de la National Gallery de Londres, sus visitantes pueden contemplar este precioso lienzo de casi dos metros y medio de alto por unos tres metros de ancho. Un óleo en el que se recrea de manera idealizada la ejecución de la reina inglesa Lady Jane Grey. Un hecho histórico que sucedió un 12 de febrero de 1554 en la explanada situada delante de la capilla de St Peter ad Vincula, una zona privada de la Torre de Londres.

Lady Jane y su esposo Guilforf Dudley habían sido condenados por la prima de Jane, la entonces reina María Tudor, quien había firmado la sentencia por alta traición. Lady Jane solamente pudo reinar nueve días, y lo hizo no por propia voluntad, sino utilizada por su propio padre, Henry Grey, y su suegro, el duque de Northumberlad, que colocaron a la joven en el trono cuatro días después de la muerte de Eduardo VI. Querían evitar así la subida al trono de María o de su hermanastra Isabel.

Lady Jane murió poco después que su marido, al que no pudo ver horas antes de su muerte. Según las crónicas del momento, llegó al cadalso serena después de haber pasado la noche anterior escribiendo cartas de despedida a sus padres y a una de sus hermanas. Subida al cadalso, pidió perdón por haber usurpado injustamente el trono a María, perdonó al verdugo y se dispuso a poner la cabeza sobre la picota. Al tener los ojos vendados, no encontró el lugar y preguntó angustiada dónde debía ponerse, provocando una de las escenas más trágicas de su vida. Antes de que el verdugo hiciera su trabajo, encomendó su alma a Dios.

El pintor francés Paul Delaroche inmortalizó aquella dramática escena trescientos años después de que hubiera sucedido y lo hizo utilizando ciertas licencias artísticas para mitificar el momento. El escenario, que parece un entorno cerrado, no refleja la realidad del lugar donde Jane fue ejecutada, en la zona de la Torre de Londres conocida como la Torre Verde, al aire libre. A Jane y al verdugo acompañan en la escena dos de las damas de compañía que lloran desconsoladas en un lado del cuadro mientras John Bridges, uno de los responsables de la torre, intenta consolar y ayudar a la muchacha a encontrar la picota.

El vestido blanco de Jane es más un símbolo que una realidad, pues, a pesar de que se desconoce el color del traje que vistió en aquel momento, es muy probable que no fuera blanco, un color escogido por el pintor para destacar la pureza de la dama dándole aún más dramatismo a la escena.

El cuadro fue expuesto por primera vez en 1834 en el Salón de París causando gran sensación. No en vano, Paul Delaroche se convertiría en uno de los pintores de escenas históricas más famoso de su época.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s