La esposa acorralada, María Antonia de Nápoles (1784-1806)

Virginia Woolf

Cuando la futura princesa de Asturias conoció en persona al que se iba a convertir en su marido, el entonces príncipe Fernando, María Antonia de Nápoles, que así se llamaba la muchacha, se afanó en escribir a su madre estas tristes palabras: “Bajo del coche y veo al príncipe: creí desmayarme; en el retrato parecía más bien feo que guapo; pues bien, comparado con el original, es un Adonis”. La princesa napolitana se iba a casar con un joven flemático, aletargado y con poco, por no decir ningún, interés por la política.

Leer más: http://www.mujeresenlahistoria.com/2016/10/maria-antonia-de-napoles.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s