Fresas silvestres para Miss Freud | Elisabet Riera

fresas-silvestres-mis-freud

En el otoño de 1982, una anciana Anna Freud, postrada en su silla de ruedas pero con la mente perfectamente lúcida, vuelve a su casa de Maresfield Gardens, el que fuera su hogar durante décadas, desde que el nazismo obligara a su familia a huir de su Viena natal. Allí, en el silencio de la tarde londinense, los recuerdos acuden a su encuentro, le gritan sus sentimientos olvidados, sus luchas internas mantenidas en la infancia, todo lo que allí vivió junto a quienes la acompañaron en su particular lucha por encontrar su lugar en el mundo. Desde allí, en Maresfield Gardens, Anna Freud nos invita a descubrir el olor de las fresas silvestres. El recuerdo de su propia existencia.

Leer más: http://palabrasquehablandehistoria.blogspot.com.es/2016/10/fresas-silvestres-para-miss-freud.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s